Inicio > Comunicado de prisioneros > Grecia. Escrito de Tasos Theofilou Sobre el dogma de “tolerancia cero” y la huelga de hambre de Spiros Dravilas

Grecia. Escrito de Tasos Theofilou Sobre el dogma de “tolerancia cero” y la huelga de hambre de Spiros Dravilas

Presos_a_la_kalle_sized_Sobre el dogma de “tolerancia cero” y la huelga de hambre de Spiros Dravilas

El dogma de tolerancia cero se aplica tanto contra latentes como contra evidentes formas de lucha de clases. Frente a los luchadores, ya sean obreros o delincuentes. Tanto contra las huelguistas como contra los presos. Es el dogma que ejerce el Poder absoluto del capital sobre los excluidos. Es todo esa compleja red de arbitrariedad policial-jurídica que se expande bajo las bendiciones de la Santa Inquisición mediática.

Un apunte: Giannis Panousis, parlamentario “progresista” de la Izquierda Democrática y al mismo tiempo profesor de criminología, en la comisión del Parlamento propuso unificación del Ministerio de Orden Público con aquel de Justicia, prediciendo un percal social que estuviese bajo la mirada atenta de cada Dendias del turno. Un percal social aún más de pesadilla que la misma mirada del Dendias.

El terreno ha sido preparado por la Santa Inquisición de los medios de información, los cuales con sus intervenciones condujeron a la americanización del sistema penal griego (ahora el acusado tiene que demostrar su inocencia en vez de que el tribunal demuestre su culpa). Han impuesto una lógica precedente de EEUU que dice: “la Policía les está pillando pero los jueces les dejan en libertad”. La Santa Inquisición mediática piensa que la Justicia “funciona” sólo cuando está inexorable. Sólo cuando, para ser inexorable, trasgrede sus propios principios.

Dentro de este marco la Justicia “funciona” cuando de manera totalmente arbitraria persigue penalmente jóvenes, acusándoles de ser miembros de organización terrorista, pero deja de “funcionar” al momento de no meterles en prisión preventiva (el caso de una mujer de 25 años y un hombre de 29 años que en el enero de 2013 fueron acusados de pertenecer a la CCF).

“Funciona” cuando superando cualquier límite de arbitrariedad judicial extiende el plazo de prisión preventiva para los que luchan, presentando cada vez nuevas actas acusatorias contra ellos, razonando de una manera que sería capaz de inspirar a Dali o a Buñuel (el caso de los acusados por la O.R. CCF en verano de 2012). No “funciona” cuando, haciendo esto que debería hacer, deja los combatientes en libertad provisional después que termine el máximo plazo de prisión preventiva (como pasó en el caso de Lucha Revolucionaria).

La Justicia “funciona” cuando arrastra la gente a los tribunales y a los cárceles a base de unas acusaciones retocadas por la Policía, pero deja de “funcionar” cuando, dada la falta de pruebas, les absuelve y , ¡oh Dios mío, qué escandalo!, les deja en libertad ( el llamado “caso de Rendi”, en que uno de los acusados por el atraco y la siguiente ejecución de dos policías ocurrida en el municipio ateniense de Agios Ioannis Rendi, en noviembre de 2012 resultó absuelto y puesto en libertad, así iniciando todo una tormenta de reacciones por parte de los medios de información de masas).

La Justicia “funciona” cuando 93 combatientes anarquistas están citados a presentarse frente al juez de instrucción teniendo como agravante el cargo por la “ley de capucha” mientras que ni siquiera uno de ellos tenía cara tapada, pero deja de “funcionar” cuando finalmente ninguno de ellos entra en la cárcel (el caso de reocupación de la Villa Amalias en enero de 2013).

Dando por hechas estas cosas, la Justicia “no funciona” cuando después de una huelga de hambre agotadora ofrece al preso Spiros Dravilas el permiso de unos pocos días, permiso al que este tiene derecho, pero sin embargo parece “funcionar” cuando emplea unas actas de acusación sin base ninguna que yacían olvidadas en los “frigoríficos” de la Comisaría Central de Atenas con el único objetivo siendo privarle de este mismo permiso.

Oponiéndose a exactamente esta lógica, Spiros Dravilas ha comenzado, ya por segunda vez, su lucha contra la arbitrariedad de la Justicia Penal, iniciando a partir del lunes de 4 de febrero una huelga de hambre para reclamar su tan obvio derecho al permiso.

La Justicia Penal no es ciega. Si se podría atribuirle alguna calidad humana, esta por cierto sería la vengatividad. Spiros Dravilas ha sido condenado y cumple su pena como persona que por la primera vez aterrizó el helicóptero en el patio de la cárcel de Koridallos y llevó dos presos (Vasilis Paleokostas y Alket Rizai) hacia la libertad. El mismo rechaza las “acusaciones” pero aunque fuera sólo sospechado por haber cometido ese tan grandioso y noble acto, esto ya es suficiente. Es suficiente para poder interpretar la manía vengativa de las autoridades policiales y judiciales contra su persona. Es suficiente para que tenga el apoyo y la solidaridad de todos los que aquella tarde veraniega del 2006 sonreían al haberse dado cuenta que al fin y al cabo no hay nada que sea imposible…

CONTRA TODAS LAS DIMENSIONES DEL DOGMA DE TOLERANCIA CERO
SOLIDARIDAD CON LA LUCHA DEL SPIROS DRAVILAS

Anastasios Theofilou
Ala E1 de cárcel de Domokos
7/02/2013

 

Mas escritos de Tasos: Aca

Huelga de hambre de Spyros: Aca

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: