Inicio > Comunicado de prisioneros > Italia. Contribución para la asamblea del 9 de junio del 2019 en Bolonia, por Alfredo Cospito

Italia. Contribución para la asamblea del 9 de junio del 2019 en Bolonia, por Alfredo Cospito

Creo que es importante que lxs compañerxs anarquistas con diferentes visiones y prácticas se reúnan sobre estos temas. Por muy limitada que sea mi contribución, son solo algunos puntos para la reflexión crítica.

Antes de abordar el tema desde el interior de la «bestia» para la cual se ha reunido y tener mi opinión sobre las cosas «positivas» y negativas de un AS2 y sobre cómo contrarrestar (en mi opinión) la represión que nos está golpeando, debemos aclarar algunas cuestiones, háganse al menos dos preguntas … ¿Está aumentando realmente la represión hacia lxs anarquistas? … ¿por qué? ¿Cuál es la práctica que ha obligado al «poder» a volverse más agresivo contra nosotrxs?

No hay duda de que la presión está aumentando en intensidad. Por el momento, dejemos a la administración judicial normal por acusaciones y condenas por hechos específicos, y detengámonos en anomalías que son (en mi opinión) significativas porque son indicativas de una tendencia. Los dos años y medio con terrorismo agravante para la prensa de un periódico «KNO3» en el que dos de los condenados fueron investigados por ataques dirigidos a personas. Los arrestos de Turín con el resumen inestable de los cargos de asociación por un panfleto relacionado de manera instrumental y absurda con paquetes de bombas para golpear directamente a las personas nos hacen pensar que alguien dentro de las instituciones está empezando a temer a lxs anarquistas. Las detenciones con cargos de terrorismo y asociación de periódicos y panfletos no son algo que se deba subestimar, son (en mi opinión) un síntoma de una preocupación real por parte del Estado. Son indicadores de que alguien teme la tendencia de lxs anarquistas de «saltar» de acciones «simbólicas» contra estructuras a acciones «menos simbólicas» contra hombres y mujeres al servicio del «poder». Temen tanto esta posible «deriva» de quedar ciego sin distinguir entre palabra escrita y acción. (En este punto no quiero discutir qué es «simbólico» o no, sería un discurso demasiado largo y nos haría salir «tema», y mucho menos podría detenerme en la eficacia de estos ataques contra «personas» y en las herramientas que tienen, solía golpear allí por lo cual habría mucho que decir …). Posteriormente, con las condenas y absoluciones de «Scripta Manent», la acción del Estado italiano ha dado un paso adelante, revelándose mejor… La estrategia que el Estado ha implementado a través de la corte de Turín es la clásica del «palo y la zanahoria». A través de la voz del juez, tronó: «Limítate a las amenazas y haremos que hagas algo de cárcel preventiva, simplemente destruye las cosas y seguiremos siendo “amables «, pero si vas más lejos, te enterraremos vivo». La «simplificación» no siempre es equivalente a la falsificación, a menudo la realidad es más lineal de lo que pensamos. Nosotrxs lxs anarquistas, siempre tendemos a complicar nuestras vidas, el Estado está formado por personas de carne y hueso, estas «personas», ¿a qué temen de lxs anarquistas? Temen que algunxs de ellxs los esperen debajo de la casa, temen que los años «oscuros» (para ellxs) regresen, que el miedo y el terror cambien de lado. Nos dicen esto de todas las maneras, al menos una vez que podamos darles crédito… Temen su peor pesadilla (increíblemente pesadilla incluso para algunxs anarquistas) el «terrorismo» tan demonizado.

Ahora (me imagino) se pregunta por qué este loco del fregadero de una cárcel continúa usando esta palabra de manera inapropiada. Él no entra en la cabeza zumbada de que el «terrorismo» es una prerrogativa exclusiva de los Estados y que «el terrorista es el Estado» (¡todo el mundo lo dice!). ¿Por qué sigue cayendo en la trampa habitual arrastrándose a sí mismo (y quizás incluso a una porción de movimiento) en un goteo represivo? Por una razón simple y banal, por mi firme convicción de que la «revolución» (palabra alta) solo puede ser realizada por aquellxs que tienen al «diablo en el cuerpo». Y quien tenga al «diablo en el cuerpo» no teme la palabra «terrorismo» porque desea con todas sus fuerzas que lxs poderosxs vivan en el terror, al menos tanto como sus víctimas que son lxs «condenadxs de la tierra». Es por eso que no quiero endulzar esta palabra de mi vocabulario, ciertamente no será el código penal con sus convicciones o la amenaza de la espada de Damocles de 41bis suspendida sobre mi cabeza, para hacerme cambiar de opinión y silenciarme. Les estoy diciendo esto porque del rechazo de una palabra, uno pasa rápidamente y sin siquiera darse cuenta a disminuir las acciones de las cuales lxs compañerxs son acusadxs. Y aquí volvemos a nuestro discurso, a la respuesta que debe darse a la represión y a mi punto de vista claramente divergente con respecto a algunas cosas que he leído en los últimos meses. No quiero ser ofensivo con nadie, sé bien que todo se hizo y se dijo de buena fe para ayudar a lxs compañerxs, pero cuando en una reunión se explica a la «gente» que no se trata de ataques reales sino de simples petardos … algo esta mal! Hay un cortocircuito que (en mi opinión) daña a todxs aquellxs que practican la «acción directa destructiva», incluso a aquellxs que, como yo, no están directamente cuestionadxs. ¿Pero realmente pensamos en acercarnos a lxs explotadxs de esta manera? Pero realmente creemos que aquellos que ya no tienen nada que perder (trabajo, hogar …) se asustan delante de la palabra «terrorismo», y luego se sienten más animados. Si decimos que básicamente solo se usaron petardos, quienes sean lxs bombarderxs, sólo bromeaban, jugaban a la revolución. Es inequívocamente el significado de este tipo de narración. Yo (contra la corriente) simplemente no puedo leer las acusaciones de «terrorismo» o «asociación subversiva» como «infames». Más y más a menudo en los escritos de solidaridad para nosotrxs lxs detenidxs bajo el lema «tranquilizador», «terrorista es el Estado» de una manera más o menos velada, aparece el desprecio por ciertas definiciones (que no son una invención del «poder»). Son parte de la historia de todos los movimientos «revolucionarios». A veces pienso que detrás de este desprecio hay más un tipo de pereza mental y una serie de «frases», que un análisis minucioso y reflexivo. Lxs prisionerxs a lxs que recurrimos a menudo no leen estas definiciones como «infames». Les doy un ejemplo, cada vez que entro en una sección «común» y me preguntan por qué estoy en ella y respondo con orgullo e ironía que soy un «terrorista» con todas las puertas abiertas, la solidaridad es máxima. . El «poder» lo sabe, por eso nos mantienen aisladxs en secciones especiales. Si lxs «condenadxs de la tierra» aceptan el «terrorismo» de la misma manera en que lo percibo, ¿fuera de lo que estamos explotando? … quienes temen una promesa de venganza, ¿con qué clase de pensamiento correcto pensamos que estamos haciendo esta bendita «revolución»? Quizás nos comunicamos con el «sujeto social» equivocado, o somos nosotrxs lxs que ya no podemos leer la realidad y los sentimientos, las pasiones de lxs oprimidxs que muchos de nosotrxs decimos querer encontrar. ¿Qué tipo de credibilidad podemos tener, qué tipo de fortaleza podemos aportar a la «lucha social» si lxs mismxs compañerxs, y lxs anarquistas, disminuyen las acciones de lxs anarquistas? Entiendo perfectamente que sirve para aligerar la situación represiva (aunque tengo mis dudas), pero de esa manera nadie hace un buen servicio a nadie, mucho menos a lxs compañerxs prisionerxs, y dejemos las defensas técnicas a los tribunales.

No me gustaría que me malinterpretaran de nuevo, debido a mi falta de diplomacia, incluso en esta ronda habré ofendido a lxs compañerxs, y ciertamente no se lo merecen. Para compensarme, déjenme decirles una cosa: lxs compañerxs que conocí en estos tres meses me han enriquecido (más de lo que piensan) y, a pesar de las diferencias, y precisamente por esa razón, me dieron nuevas ideas. Unx de ellxs también ha abierto mis ojos a cómo mis palabras se leen afuera como agresivas y ostentosas. El hecho es que «mi pensamiento» es tan marginal en nuestro país (en Italia) que probablemente se lea y entienda como «provocativo». Créanme detrás de mis «polémicas» (como las definen muchos) nunca hay odio personal, mis críticas nunca son para Tizio ni para Caio, sino para la forma (en mi opinión, errónea) de razonar. Permítanme darles un ejemplo típico de razonamiento engañoso: la represión afecta a arrestar a lxs compañerxs, y más o menos al azar en respuesta a ataques contra estructuras o hombres y mujeres de poder, ¿qué deducimos de ello? «Que el ‘poder’ use estos ataques como un pretexto para alcanzar su objetivo real, la lucha que hacemos todos los días (a la luz del día) en lo social, las ocupaciones, la lucha por el hogar, etc.». De esta manera, violamos la realidad al poner nuestra cabeza en la arena para evitar mirarla a la cara. Es posible que no haya duda (ni siquiera por un segundo) de que el «poder» simplemente quiere golpear a lxs responsables de esas acciones, tal vez golpear la estructura para dar una respuesta inmediata. No parece más probable que si el «poder» golpea con más fuerza un tipo de acción es porque la «acción directa destructiva» es la que más golpea en comparación a las ocupaciones, las manifestaciones… pero, por supuesto, tiene la desventaja de desencadenar una mayor represión, a menudo con lluvia, al azar. Todo aquí, por favor, no nos cuenten cuentos de hadas imaginando tramas en contra de nuestras «luchas en lo social», la realidad es tan obvia que debemos tomar nota de ellas. Esta forma engañosa de razonamiento lleva al aislamiento de ciertas prácticas o a su dilución. Ahora, mi temor es que nuestra dura condena se convierta en un obstáculo para todxs lxs anarquistas, y que en este país deseamos ir más lejos. En lo que a mí respecta, no se los daré, no razonaré sobre la base de la pequeña conveniencia. Mi optimismo sigue siendo granítico porque veo que en la mitad del mundo la evolución del movimiento anarquista va en la dirección correcta, en la dirección que, junto con muchxs otrxs anarquistas, y nos ha mostrado esto el ejemplo de Mikhail Zhlobitsky con su gesto vengativo. No me detendré en estas «reflexiones» (no tengo dudas de que hombres y mujeres sin corazón y sin sangre en sus venas lo definirán como retórico) y si aún quiere escuchar, ahora abordaré temas más «concretos» de la manera más concisa posible, con la esperanza de ser útil.

Seré breve, sobre la situación en AS2 en Ferrara. Tengo poco que decir, ya que «scazzi» nos dieron lo que pedimos. Al principio no teníamos nada, solo el aire y la socialización para el almuerzo, dejamos claro con determinación que este no era el caso y en pocos meses la situación mejoró mucho. He estado aquí por seis años. Por lo general, después de 7-8 años transfieren toda a la sección. El punto de «fortaleza» de AS2 es que si los casinos explotan pueden aislarte durante 15 días, para no molestar a otra prisión, el gerente hace años intentó solicitar mi transferencia, pero como dependemos del ministerio de Roma, recibió como respuesta un no. Así que el arma de «dispersión» (traslado a otra prisión para alejarte de tus compañerxs, amigxs) no funciona aquí. Estamos totalmente separadxs de lxs otrxs prisionerxs que nunca vemos, cuando vamos a la entrevista, al pasar, botar la basura o al encerrarnos. Muchos otrxs anarquistas han pasado por aquí, pregúntales, ellxs podrán explicarte mejor. En este momento, en lo que respecta a AS2, me concentraría únicamente en la situación en L’Aquila. En el otro AS2, Alessandria y Terni, lxs compañerxs de la BR, lxs compañerxs comunistas y uno de nuestros compañeros, Marco, que está en Alejandría. Creo que para ellxs tampoco debería haber problemas particulares. En cuanto a lxs compañerxs comunistas, creo que han sido desclasificados. Sobre la idea de coordinar entre los diversos fondos de solidaridad no tengo una idea precisa, sin duda sería útil, las diferencias de pensamiento en esta situación deben ser dejadas de lado. Poder hablar entre sí al menos para organizar la solidaridad material sería un paso pequeño pero importante. Pero es una pregunta que lxs compañerxs externxs que se ocupan de esta necesidad deben evaluar. Lo importante es que nadie se queda solx. El caso de los arrestos de «Scripta Manent» nunca nos ha fallado. Creo que todxs estamos de acuerdo en que no debe haber compañerxs de la serie A o serie B, todxs somos iguales antes de la represión. Sucedió que eran muy combativxs y descuidadxs porque eran poco conocidxs afuera. En mi opinión, algunas opciones radicales de resistencia no se apoyan de la manera «adecuada». El gesto más consistente para un anarquista: un prisionero es la evasión, tenemos en este momento un compañero sardo que ha estado deportado de su país durante años y la censura casi ininterrumpida por su intento de fuga, por su Combatividad y su actitud irreductible. La primera propuesta que hago es concentrar nuestros esfuerzos de solidaridad en Davide [Delogu], y en Silvia y Anna encerradas en l’Aquila, esto, por supuesto, si todxs están de acuerdo. También creo que es importante seguir las audiencias de juicio de los compañeros arrestados por la operación «Pánico». La presencia militante en el aula es importante, a veces puede hacer la «diferencia» además de comunicar solidaridad y aclarar las intenciones futuras de lxs policías que varían con lxs de afuera, para no encontrarnos (sorprendidxs) «personas con convicciones duras”. Sin embargo, las aulas vacías comunican este aislamiento más allá de nuestra aceptación o no de videoconferencia. Dicho esto (todavía no me he drogado), la verdadera pelea está fuera de esas aulas …

Ahora llego a mi habitual clave «dolorosa», lo que más falta un anarquista es el contacto con el «movimiento» externo, información sobre los diversos debates (en la medida de lo posible), información sobre las reuniones, sobre las iniciativas (manifiestos, volantes), el envío de las novedades editoriales, de movimiento, sobre todo noticias de acciones que suceden por el mundo. Es la única forma en que podemos obtener noticias de los canales oficiales. En este sentido, mi segunda propuesta sería que lxs mismxs compañerxs que manejan los sitios: Round Robin, Act For Freedom Now, Attaque, Finimondo, Instinto Salvaje, Black Cross, Insurrection News, Contrainfo, etc … Anarhija (lo ha estado haciendo desde que comenzó la operación) nos envíe su «información» a cada unx por su cuenta, por lo que habría resuelto este problema de una vez por todas, un envío para cada AS2. Después de mi llamamiento para recibir información, el flujo de noticias aumentó pero tendió a disminuir inexorablemente con el tiempo, en el período en que lxs compañerxs de Trentino y Turín estuvieron aquí, el flujo de noticias aumentó, solo para que bajara nuevamente una vez que fueron liberados. Hablando de noticias desde hace una semana en Ferrara, es imposible comprar periódicos, no sabemos si se trata solo de Ferrara. Ahora, si queremos un periódico, nos vemos obligadxs a pedirle a alguien de fuera que nos haga una suscripción. No es una cosa vital, pero son esas pequeñas cosas las que mejoran la habitabilidad.

Te deseo un buen «trabajo».

Siempre por la anarquía.

Alfredo Cospito

FUENTE: ANARHIJA

TRADUCCIÓN: ANARQUÍA

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: