Inicio > Comunicado de prisioneros > Grecia. Palabras de Pola Roupa contra la expulsión de Sharareh Khademi

Grecia. Palabras de Pola Roupa contra la expulsión de Sharareh Khademi

Es bien sabido que el mundo en que vivimos es un mundo masculino. Es un mundo formado por los principios y los «valores» del hombre fuerte. Sobre esta base, se construyeron el estado y el capitalismo, un sistema de poder político y económico que fluye y fluirá siempre, sexismo y patriarcado, incluso si evoluciona y se disfraza. Pero hay países donde existe el patriarcado con sus características más crudas y extremas, protegido por estados y regímenes completamente totalitarios. Sharareh Khademi huyó de ese país, Irán, para proteger a Diana, su hija de 6 años. Ella y sus hermanxs tomaron la ruta de lxs refugiadxs, llegaron a Turquía a través de Grecia y actualmente se encuentra en la prisión de Korydallou, esperando el juicio el martes 8 de octubre por su solicitud de segundo grado de la Corte Suprema de no ser extraditada a Irán (su reclamo fue desestimado en el tribunal de primera instancia).

La historia de Sharareh Khademi es bastante lejana, pero esta mujer está con nosotrxs. Enfermera de profesión, se casó con un sátrapa [funcionario del gobierno] y dio a luz a su bebé. Su esposo la maltrató sistemáticamente y ella había sido hospitalizada. También estaba golpeando a su hija que ahora tiene 6 años. Acusó a Sharareh de adulterio, y un tribunal iraní en su ciudad la sentenció a 60 golpes, un «castigo» grave por tales cargos en Irán. Posteriormente, el tribunal de apelaciones la absolvió del cargo.

Ella se divorció de su esposo y él la chantajeó para que no se llevara a su hija; ¡¡Ella no tiene derecho a volver a verla mientras él quiera casar a la niña cuando tenga nueve años !!! El rescate por negarle a Sharareh cualquier derecho que pudiera tener sobre su hija, es decir, verla una vez a la semana, fue por la brutal acción política que sus hermanos habían tomado ocasionalmente. Su acción fue participar en manifestaciones anticorrupción contra el gobierno iraní. Su familia ha tomado tradicionalmente acciones de subversivas desde la Revolución iraní.

Su ex esposo, que está involucrado en los servicios secretos de seguridad del régimen, le advirtió que si no entregaba a su hija y renunciaba a cualquier derecho sobre ella, se quejaría ante el régimen acerca de sus hermanos para tomar medidas correctivas. En este caso, les espera la ejecución.

Sharareh y su hija Diana y sus hermanos huyeron de Irán de inmediato, pero la acusación de su esposo por secuestrar a una menor y una orden de arresto internacional emitida por la Interpol la llevaron a la cárcel. Tanto ella como sus hermanos están exigiendo que se les otorgue asilo en Grecia. Está claro que su hija no debe caer en manos de un patriarca brutal que abusará de ella y la casará, cuando todavía es una niña, a la edad de nueve años.

Sharareh y su hija Diana deben quedarse en Grecia; la niña debe estar protegida de ese futuro doloroso y criminal que la espera en Irán. Su dignidad como mujeres debe ser protegida, sus propias vidas deben ser protegidas.

Hay millones de mujeres y niñas que viven en condiciones inhumanas similares donde la noción de derecho, aunque sea una noción negativa y heterogénea de una libertad inválida, ni siquiera existe en lo más mínimo y donde la vida y la muerte en sí mismas no les pertenecen. Pertenece a cualquier patriarca que entre en sus vidas, y durante toda su vida, una sociedad autoritaria patriarcal sofocante, con leyes e instituciones despiadadas en el poder en todo momento, que quiere reforzar su percepción de que son inferiores a los hombres.

Hay millones de mujeres y niñas en todo el mundo que viven en condiciones similares. Pero la pequeña Diana y Sharareh están con nosotrxs y necesitan nuestro apoyo. Su extradición a Irán significa una sentencia de muerte para la madre y una vida de tortura para su pequeña.

No los dejemos solas. No permitamos que la pelea de Sharareh sea una pelea solitaria. Como una mujer altamente oprimida, como una fugitiva del patriarcado y del totalitarismo, merece nuestra solidaridad. Como madre y para proteger a su hija de 6 años, es imperativo que no sea extraditada a Irán. La pequeña Diana merece una vida mejor.


Pola Roupa, miembro de Lucha Revolucionaria

Detenida en GF Korydallou

FUENTE: MPALOTHIA
TRADUCCIÓN: 
ANARQUÍA

 

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: