Inicio > Comunicado de prisioneros > Grecia. Comunicado de Dimitris Chatzivasileiadis, anarquista prófugo

Grecia. Comunicado de Dimitris Chatzivasileiadis, anarquista prófugo

FUENTE: ATHENS INDYMEDIA

TRADUCCIÓN: ANARQUÍA

 

Desde el sábado 9 de noviembre, después de la redada policial en la casa de un hombre, que ha sido su residencia declarada durante muchos años, este hombre y otro más, un combatiente perseguido y preso político en el pasado, han sido encarcelados en las prisiones del Estado griego, enfrentando fuertes acusaciones. Los medios de propaganda del régimen, que se encargan de difundir los escenarios de los mecanismos de represión, retratan a los dos arrestados, así como a mí mismo, como miembros de la organización armada Autodefensa Revolucionaria, que según las sospechas del la Agencia antiterrorista, se estarían preparando para nuevos ataques. A partir de estos arrestos y con la excusa adicional de buscarme, el Estado ha desatado una operación masiva de antiterrorismo contra los anarquistas y el movimiento social en general. Tales esfuerzos, que son pilares de la estrategia contrarrevolucionaria atemporal de los gobernantes, han sido tratados varias veces por el movimiento, por su resistencia, su amplia solidaridad y por continuar e intensificar la lucha. Al estar en el epicentro de esta operación, debo hacer una declaración pública sobre mi posicionamiento político y las características de la agresión actual del régimen que se dirige contra la sociedad y el movimiento.

Además, la condición de las dos personas encarceladas (que ahora son prisioneros políticos ya que son perseguidos en el marco de esta operación), mis responsabilidades personales y la justicia me instan a hablar públicamente sobre los antecedentes reales de los hechos.

 

Por definición, una organización de resistencia armada necesita armas. Sin embargo, las armas por sí mismas no constituyen una organización. Incluso un arma que ha sido identificada como una herramienta de una organización específica y que, como tal, tiene un valor simbólico además de la capacidad práctica de cada arma, no es suficiente, por sí sola, para mantener una organización de actividad política. Más bien, lo que se necesita es un organismo colectivo que lleve a cabo la presencia pública de la organización a través de sus actos.

 

Es un hecho objetivo que la organización Autodefensa Revolucionaria ha estado inactiva durante años. Al leer sus textos públicos y, en particular, sus objetivos políticos específicos, se llega a la conclusión indudable de que durante un largo período la organización en particular ha abandonado su campo de lucha. Por supuesto, no ha faltado ocasiones para actuar. La agresión capitalista se ha intensificado sin cesar por parte de todos los gobiernos. Las clases subordinadas son absorbidas por el bien del sistema bancario durante más de una década. Los asesinatos continúan a manos de asesinos estatales y jefes. Al igual que los asesinatos policiales de Zak Kostopoulos y Ebuka Mamasubek, o los asesinatos indirectos de prisioneros en las cárceles y de migrantes en las fronteras y en los campos de concentración. Las ocupaciones, que comprenden las bases abiertas del movimiento anticapitalista, espacios en los que se construye el mundo de la solidaridad, la igualdad y la libertad aquí y ahora, están recibiendo un ataque tras de otro desde el comienzo del gobierno de SYRIZA hasta la actualidad. En todo el mundo, los oprimidos se están rebelando y luchando, teniendo que enfrentarse a los mecanismos estatales contrarrevolucionarios asesinos. En América Latina, los anarquistas y los pueblos indígenas son secuestrados y ejecutados por orden de empresas multinacionales.

 

Desde hace muchos años, la creciente violencia estatal no ha encontrado en su contra a la organización Autodefensa Revolucionaria. No hay nada que indique que Autodefensa Revolucionaria continúe existiendo como organización. La cantidad y variedad de objetos que los mecanismos de represión descubrieron por casualidad el 9 de noviembre no son suficientes, sin la presencia de acciones políticamente dirigidas, para constituir una organización, ni pueden probar una supuesta preparación para actos específicos estuviera en marcha. Además, la descripción dada por la propia agencia antiterrorista, el traslado apresurada de la supuesta infraestructura a una casa legal debido a un posible reconocimiento de una persona, cuando esta casa legal ya podría haber estado expuesta, no corresponde al cuidado, a las medidas de seguridad y meticulosidad que caracterizan a una organización. Y ciertamente ninguna organización planearía un robo menor al lado de una casa donde, de acuerdo a los agentes antiterroristas, dicha organización mantuvo alguna actividad.

 

Ciertamente, alguien tiene la responsabilidad de la posesión de estos objetos. Fui exclusivamente yo quien tomó la decisión y la responsabilidad práctica de mantener estos objetos, sabiendo lo que tenía en mi poder. Fue una decisión política personal para salvaguardar la historia de la resistencia social y la contribución a las necesidades de defensa de las luchas sociales siempre que fuese necesario y factible, en medio del ataque asesino que se inflige sin cesar a los explotados, los excluidos y los movimientos. Las herramientas de resistencia, incluso en tiempos de retirada, decadencia, fragmentación y estancamiento, no pueden ser entregadas, ni arrojadas al océano. Alguien debe asumir este deber. En este momento, fui yo quien asumió exclusivamente el deber de mantener diversos materiales que llegaron a mi posesión. Tal es mi percepción política y ética.

 

Desde la posición de alguien que asumió la responsabilidad de mantener una bandera y armas de una organización de resistencia, informo al movimiento que Autodefensa Revolucionaria había dejado de existir como un cuerpo político, estructura organizativa y actividad práctica desde 2017. No es mi deber hablar personalmente sobre la existencia y el fin de la organización en particular. En cuanto a sus acciones, sus textos públicos hablan por sí mismos. En cuanto a la historia de su construcción, su desarrollo y su conclusión, esta es una discusión política que pertenece al movimiento de resistencia y particularmente a aquellos que continuarán en la lucha armada. Ciertamente, esta discusión no puede tener lugar dentro del contexto de los escenarios creados por la represión.

 

La persona en cuya casa se encontraron las armas y otros materiales antes mencionados no tenía ningún compromiso político ni relación con actividades políticas ilegales anteriores o futuras. Su implicación es trágica. Es un amigo personal que aceptó ayudar en un momento difícil. Después de acogerme, aceptó como una necesidad inevitable debido a mi difícil situación, sin ningún beneficio a cambio, solo asumiendo un gran riesgo, trasladar temporalmente mis cosas a su casa, sin saber el contenido exacto del equipaje. Todo el material fue transferido por iniciativa propia a su casa después de mi lesión, porque es donde me encontré y donde recibí esta inestimable solidaridad hacia una persona herida por un amigo que desde entonces fue perseguido. Lamentablemente no logré desenredar a tiempo a la persona que arriesgó su libertad por mí.

 

La otra persona, el compañero ex-preso político, tampoco sabía qué había trasladado a la casa de mi amigo. Ninguno de los dos, ni nadie más lo sabía ni era responsable de ninguno de los objetos en mi casa, de su origen o de la historia política de un arma en particular que había sido utilizada por una organización de resistencia armada. Si hubiera una persona que compartiera conmigo la responsabilidad del material que estaba almacenando, aún más, si hubiera habido una organización, no habría necesidad de trasladar todo eso a la casa de la persona a la que fui a buscar atención médica.

 

Especialmente con respecto a la situación que enfrenta mi amigo ahora, por errores que no son suyos, llevo una carga personal. Mi decisión de trasladar el material que estaba almacenando implicaba, en manos de la represión, a personas que no tenían conocimiento ni responsabilidad, y además empeoró mi propia posición frente a la represión contrarrevolucionaria, al proporcionar a los órganos de represión un excusa para inventar escenarios sobre una organización. Es una táctica sucia que el Estado invierte políticamente en tal escenario.

 

El único «error» de la persona que me acogió fue su gran amistad. El que tenía la intención más pura de proteger a un amigo a pesar de los riesgos no debería ser descartado por el movimiento. Por el contrario, es un ejemplo de solidaridad social, y quienes lo entiendan deberían apoyarlo.

 

Los mecanismos de represión, conscientes de la dificultad que conlleva encontrar pruebas de participación en una organización de resistencia armada que permanece inactiva y sin ningún evento que sugiera que se estaban llevando a cabo acciones preparatorias, están intentando crear escenarios de futuros ataques planificados. Pero sus esfuerzos son tan débiles que deben recurrir a la propaganda más ridícula para crear un clima. Llegaron al punto de proporcionar a las boquillas de los periodistas la «información» de que la última vez que firmé en la estación de policía local, ¡fui agresivo y amenacé a los oficiales de policía! ¡Así es como se preparan los ataques armados! ¡Un supuesto miembro de una organización política clandestina, durante la preparación de un ataque armado, dirige a una advertencia personal! ¿Quién está convencido por una narrativa tan increíble?

 

Sin embargo, estos escenarios de telenovela no son para nada divertidos. El perfil de un anarquista en fuga como una persona que está decidida a disparar en cualquier momento, aunque no tiene un terreno razonable, crea la base para una potencial ejecución como una posibilidad preventiva normal y legalizada. La agencia antiterrorista, sus portavoces y sus supervisores políticos están presionando a los órganos de represión hacia una ejecución política y asumen esta responsabilidad de antemano.

 

Este intento obvio e infundado del Estado de retratar a las personas arrestadas junto a mí como una organización política armada es una expresión de revisionismo histórico. A pesar del hecho de que Autodefensa Revolucionaria no ha dado señales de su existencia durante un período significativo, los perseguidores ansiosamente quieren demostrar su poder, ahora que tuvieron la oportunidad, una oportunidad que de ninguna manera fue producto de su propio trabajo. Porque los legados de resistencia son símbolos peligrosos para el futuro. El objetivo político de la autoridad no es sólo de proyectar el «desmantelamiento» de una organización revolucionaria que hasta hoy no había recibido ningún golpe, sino también prolongar el cautiverio de los combatientes que caen en sus manos el mayor tiempo posible.

 

La coyuntura actual hace que sea aún más urgente para el Estado llenarnos de asombro por su poder militar y judicial, inmovilizar a los que resisten, desarmar el movimiento social, evitar la aparición de nuevas estructuras colectivas de lucha combativa. Es el momento en que los asesinos como los de Zak y Ebuka no son identificados, aunque los que son políticamente responsables son conocidos, pero también es el momento en que los asesinos identificados y conocidos de Alexis Grigoropoulos caminan libres. Es el momento en que, al mismo tiempo que el fascista islámico Erdogan acusa al Estado griego fascista cristiano de ataques armados contra migrantes en el mar Egeo, el gobierno griego anuncia tales ataques. Es el momento en que el aniversario de la revuelta del ‘73 es celebrado por los agentes de la junta, con la ocupación militar de universidades y barrios, con golpizas en cámara, arrestos masivos, conferencias en las escuelas y anuncios en los medios de comunicación. Como si estuvieran diciendo: «¡No se engañen! ¡En aquel entonces, fuimos nosotros quienes ganamos!

 

En consecuencia, lo que viene a complementar el objetivo político del ‘éxito’ contra una organización armada, es el revisionismo contra un ex preso político, que había sido acusado de participar en otra organización revolucionaria, Lucha Revolucionaria, una organización con gran historia y activa, prisioneros hoy en día. Todos los combatientes que han estado cautivos en algún momento permanecen como rehenes. Esto es parte de la estrategia contrarrevolucionaria del Estado que busca formas de aplastar a aquellos que no abandonan la lucha.

 

Lo peor, la práctica más inmoral y antisocial que eligió el Estado para chantajearme, fue el arresto y el enjuiciamiento de mi pareja y la separación de nuestro hijo de sus padres, incluso si esto fue durante tres días, incluso como una amenaza. . Esta es una hipocresía desvergonzada. El compañero que fue cautivo y acusado de posesión de armas, porque «se encontraron cuchillos» en nuestra casa (supongo a que se refieren a herramientas para actividades al aire libre que estaban almacenadas). Estas mismas herramientas fueron inspeccionadas por la policía de seguridad del Estado que había registrado mi casa, con la presencia de un fiscal el 26 de agosto, después de los primeros allanamientos en las ocupaciones por parte del nuevo gobierno. En aquel entonces, estos no se consideraban como armas. Ahora, dada la búsqueda reciente y mi vuelo reciente, ¿quién puede creer el escenario de que había armas en esta casa? ¿Qué más pueden inventar los perseguidores para presionarme a mí y a mi entorno social?

 

Dicha práctica no es nueva. Hay una larga historia de enjuiciamientos extorsivos contra miembros de la familia. La intimidación y la separación de las familias es un legado histórico del fascismo griego. Desde la guerra civil hasta hoy. Un ejemplo característico reciente fue el secuestro del hijo de los prisioneros anarquistas y miembros de Lucha Revolucionaria, Pola Roupa y Nikos Maziotos, un evento digno del secuestro masivo de niños en tiempos de la reina Federica.

 

Por supuesto, las búsquedas masivas en las casas que siguieron a los dos arrestos, y que aún continúan, son una expresión de este mismo terrorismo totalitario. Aparte de mi entorno social, toda una escena política de resistencia está en el blanco de las operaciones antiterroristas. El ministro de servicio fascista de Novartis, que recibió la visita de compañeros anarquistas que arrojaron volantes fuera de su casa, está informando la «violación del santuario familiar», mientras el Estado está invadiendo docenas de hogares y secuestrando a compañeros combatientes. ¿Puede la caza de una persona dar una coartada para la invasión a la vida social, los secuestros, las amenazas y los enjuiciamientos de la mayoría? Los nazis también han pasado por aquí. Todo el pueblo contra la pared. Desde entonces, su metodología permanece.

 

Es en este mismo contexto que los medios de comunicación hacen referencias a la ocupación GARE. Esta es una criminalización mejorada del movimiento social. Recuerdo que la policía ha allanado tres veces la ocupación GARE. La primera tuvo lugar en noviembre del 2017, poco después de la última acción política de la organización Autodefensa Revolucionaria y la siguiente en febrero del 2018, junto con otras dos ocupaciones que fueron allanadas.

 

En este punto, debo comentar sobre el resurgimiento de la acusación general sobre el «fondo revolucionario». Este es un cargo que se ha inventado en el pasado reciente para colocar diferentes casos judiciales en una misma bolsa, combinar acciones y organizaciones políticas con actividades de interés privado y acusar a los combatientes perseguidos con cargos adicionales y más años de prisión. En nuestro caso, esta es otra cereza sobre el escenario sobre el «desmantelamiento» de una organización revolucionaria.

 

Con motivo de este comentario sobre la expropiación en una tienda de casino de OPAP en Cholargos, debo declarar que me lastimé. Además, está claro por el video que el arma fue pasada a mis manos, algo que no se habría hecho si ya hubiera sufrido una lesión. La responsabilidad de este torpe manejo es exclusivamente mía. El escenario de que uno hirió al otro apunta a reforzar los cargos y sembrar la desconfianza entre los combatientes. Y ciertamente, no hay nada que conecte al compañero Stathopoulos con el robo.

 

Los mecanismos de represión aprovecharon una oportunidad que se les dio inesperadamente. Sin embargo, una nueva operación de aniquilación política de combatientes y, más ampliamente, del movimiento social y anarquista ya había comenzado desde los primeros días del gobierno de extrema derecha. Además de las medidas generales legales y ejecutivas (abolición del asilo universitario, nuevos códigos penales, desalojos de viviendas, represión y arrestos en movilizaciones, ocupación militar en Exarchia y en el centro de Atenas, enjuiciamientos y detenciones sin motivos, alargamiento de penas de prisión a los presos políticos), ha habido una serie de ataques personalizados. Había hecho una declaración pública directamente después de la amenaza que recibí oficialmente por la policía y el fiscal el 26 de agosto, de que me colocarían, en el momento dado, «drogas y armas». Desde entonces, no han dejado de enviarme el mensaje de que en cualquier momento «mi momento se acerca». Claramente, estas amenazas no eran sobre los objetos que se encontraron ahora, y si la agencia antiterrorista supiera algo, habrían actuado de inmediato. Fue una directiva política.

 

El Estado no duda en implementar métodos paramilitares. Harán cualquier cosa para aplastar la resistencia, para acabar de inmediato con la insurrección que se avecina, para no dejar raíces para las perspectivas revolucionarias. La profundización del ataque capitalista generalizado es la condición que conduce al desencadenamiento de la represión. En estas circunstancias, es de esperar que los mecanismos de represión intenten crear una organización «desmantelada», utilizando lo que puedan para hacer realidad sus conexiones inventadas.

 

Esta misma condición empuja a los combatientes a la clandestinidad. Frente a la embestida del fascismo del régimen, mantener la capacidad de resistencia combativa, a pesar de las debilidades y errores de mi propio esfuerzo, es una expresión de prudencia.

 

Claramente, se cometieron errores que se convirtieron en regalos para los buitres de la represión. Independientemente de los detalles, personalmente tengo la responsabilidad política de todos los errores cometidos desde el evento de mi lesión, porque era solo yo quien conocía todos los riesgos involucrados. Una autocrítica analítica se llevará a cabo públicamente en el movimiento a su debido tiempo. De todos modos, el escenario del Estado todopoderoso que tiene a todos atrapados desde el principio, y que ataca cuando los «malos» hacen un movimiento, es irreal y no se debe creer. Es un escenario que presenta cargos arbitrarios, procesamientos radicales e intimidación generalizada.

 

Estamos ante un sistema oligárquico que avanza constantemente hacia el saqueo final. El fascismo se desarrolla sin pretensiones. Si no mantenemos en alto la bandera de la libertad y la solidaridad, todo quedará en manos de la corrupción y el saqueo que comienza desde lo alto de la pirámide capitalista. Tenemos la responsabilidad del mundo que creamos para los niños de esta tierra. Los anarquistas, a lo largo de su historia, han estado en la primera línea de la resistencia social. Y así es como debemos permanecer. Con el único propósito que une a la humanidad.

 

Por la revolución social que abolirá la explotación y la civilización caníbal burguesa, por un mundo donde la gente se sacrificará por los demás.

 

Las batallas en el frente que hemos dado en el territorio griego estos últimos ocho años están iluminadas por los insurgentes del planeta que no se retiran frente a las fuerzas asesinas de los Estados, como hoy en Chile, en Irak e Irán, incluso en Francia, siempre en Palestina y en la India, están iluminados por las nuevas comunidades zapatistas en Chiapas, están iluminados por los miles de mártires de la resistencia social confederalista en el norte de Siria, en Bakur, en Bashur. y Rojilat, por los lugareños y los internacionalistas solidarios que defendieron Serecane contra los fascistas islámicos, apoyados por todos los Estados imperialistas, y que partieron libres con sus armas en alto.

 

Dimitris Chatzivasileiadis

22/11/19

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: