Inicio > Uncategorized > La Serena/Coquimbo. Comunicado de Coordinadora Vida sin Barrotes a 10 años de la masacre en San Miguel

La Serena/Coquimbo. Comunicado de Coordinadora Vida sin Barrotes a 10 años de la masacre en San Miguel

Hoy, 8 de diciembre de 2020, se cumplen 10 años de la tragedia carcelaria más grande de la historia de este territorio dominado por el Estado chileno. Hace una década, 81 presos fallecían en el incendio de la Cárcel de San Miguel, el cual pudo haber sido controlado, si los gendarmes de ese turno, no hubiesen estado borrachos y hubiesen prestado atención a los gritos de los internos que clamaban por su vida. Ellos son los autores materiales, que en su sed de autoridad no abrieron las puertas para salvar a los presos.

Sin embargo, la responsabilidad de la muerte de 81 hermanos, no es solo de esos bastardos gendarmes. En esta tragedia, así como en las muchas muertes de presxs, la responsabilidad la tienen las instituciones que administran las cárceles. El Ministerio de Justicia y Derechos Humanos y Gendarmería, no hacen otra cosa que gestionar condiciones nefastas en las que habita la población penal. Es el Estado mismo, su sola existencia, quien crea las condiciones de vida para que las y los pobres lleguen a parar a la prisión. Si 81 hermanos murieron aquel día, es porque quedó en evidencia que la sociedad capitalista que los poderosos tanto defienden, solo los beneficia a ellos y no a nuestra clase. Y el sistema penitenciario privado no vino a solucionar el problema de raíz que presentaba el sistema carcelario chileno, sino que sirvió para generar plusvalor a costillas del dolor, castigo y encierro de proletarios encarcelados.

En el presente, el panorama no ha cambiado, incluso ha empeorado. En medio de la pandemia por covid19, el hacinamiento y la insalubridad se ha incrementado a tal punto, que incluso suspendiendo las visitas, la cantidad de presxs contagiadxs fue un millar. ¿Cómo se explica esta situación? Por supuesto que el transito de gendarmes y las pésimas condiciones de higiene, han hecho que una vez más, sean lxs pobres quienes pierdan la vida.

La privación de las visitas, hoy nos tiene movilizadxs. La población penal, sus familias amigxs, coordinadoras, grupos de apoyo y un sin fin de otras expresiones de solidaridad, nos hemos volcado a la calles exigiendo el fin del aislamiento se ha ido extendiendo hasta casi llegar a los 10 meses, con medidas ridículas, puesto que hemos sido testigxs de la «vuelta a la normalidad» en todo el territorio. A raíz de esto, se han iniciado movilizaciones en varias cárceles. En Huachalalume (La Serena), se realizó paro de actividades y 33 compañeros hicieron huelga de hambre. En la cárcel de Alta Seguridad, presos políticos y presos sociales se encuentran en su décimo día de huelga de hambre, y hoy Mónica Caballero, junto a otras dos presas de la sección femenina de San Miguel, también dieron inicio a una huelga de hambre por el retorno de las visitas. Como si esta situación no fuera lo suficientemente crítica, el 4 de diciembre una compañera y un compañero, privadxs de libertad de la cárcel de Angol, se quemaron a lo bonzo por las medidas ineficientes de las autoridades, resultando ambos heridos sin perder la vida. Situaciones similares se produjo en Huachalalume, donde una compañera se cortó sus brazos ante el aislamiento al que era sometida; en Iquique, un preso de la revuelta atentó contra su vida; tristemente, recordamos también el fallecimiento de Keisy, presa social que murió esperando el indulto presidencial para poder pasar sus últimos días en compañía de su familia, producto del cáncer que padecía, y el fallecimiento de José González Flores, interno de la cárcel de Valparaíso quien perdió la vida en extrañas circunstancias, aunque todo apunta al actuar de gendarmes, ya que semanas antes le habían dado una golpiza que casi termina con su vida.

Las medidas extremas tomadas por la población penal, no son algo reciente, ya que las autolesiones, las huelgas de hambre y otras expresiones de desesperación se viven cada día ante la violencia sistemática del Estado, que lucra con el encierro de las personas hasta el punto de enajenarlas completamente. Y todo esto es silenciado por la prensa burguesa o tergiversado, informando solo de riñas o motines, sin ver el trasfondo real y la desesperación que se vive en estos centros de tortura.

Las historias son muchas, las vejaciones son algo de cada día. Hechos como el incendio en San Miguel y los antes mencionados, son el triste recordatorio de que nada ha cambiado. Sino que el sistema carcelario se sigue reformando, creando nuevos centros de exterminio, como el Centro de Educación y Trabajo (CET) en Talca, otra cárcel más bajo la fachada de la reinserción, la cual está más que estudiado y comprobado que no funciona, sino que destruye aún más a las personas.

El Estado tiene formas de ejercer el terrorismo, sumiendo a la población en un constante miedo que se expresa en ver enemigos en nuestra propia clase. Las cárceles son una expresión de este terrorismo estatal, ya que se nos dice que si no cumplimos con las normas sociales, llegaremos a la prisión. Este método de control al que estamos sometidxs en esta sociedad capitalista, es la guerra desatada por el Estado y las cárceles son donde se encuentran lxs prisionerxs de esta guerra. No solo quienes luchan con fines políticos son prisioneros, sino también aquellxs que se rebelan con la vida capitalista controlada por el trabajo asalariado, las deudas y el consumo desmedido. En esta guerra biopolítica, de control sobre nuestros cuerpos y mentes, seremos considerados antisociales y encerradxs por no querer vivir bajo sus leyes.

Solo nos queda por decir que seguiremos recordando a 81 hermanos asesinados y a todxs a quienes han sido vulneradxs dentro de las mazmorras del capital y fuera de ellas. El único fuego que queremos ver es aquel que destruya las prisiones con los carceleros dentro, hasta la total abolición de cada centro de tortura y aislamiento.

81 HERMANOS EN NUESTRA MEMORIA

81 RAZONES PARA MANTENERLA INTACTA

81 RAZONES PARA ODIAR LA CANA Y DESTRUIRLA

81 RAZONES PARA ESCUPIR A UN GENDARME

81 RAZONES PARA LUCHAR POR NUESTRXS HERMANXS, SECUESTRADXS EN LAS MAZMORRAS DEL CAPITAL

¡ABAJO LOS MUROS DE LAS PRISIONES!

  1. No hay comentarios aún.
  1. No trackbacks yet.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: