Inicio > Comunicado de prisioneros > Palabras de Joaquín García en memoria del compañero Kevin Garrido Fernández

Palabras de Joaquín García en memoria del compañero Kevin Garrido Fernández

Haber comentado en algún momento que jamás le había escrito a un muerto, y que tampoco lo haría en esa oportunidad, me pesa enormemente, lo siento como una carga de un yo enojado, dolido y triste, creo que fue la mejor forma de encontrar un balance entre lo que pensaba y lo que sentía en ese momento; nada de lo escrito se alejó de la realidad en fondo, es cierto, mas la forma me condena.

A tres años de tu muerte me urge la necesidad de hablarte en presente, quiero encontrarte frente a mi y contarte mucho más inclusive de lo que podría hacer aquel poeta, cualquier elegía adolece de vacío frente a tanto que decirte; empezaría tal vez por recordar todas aquellas situaciones que se que tú mismo recordaste hasta el último minuto, ya sabes, de esas que hasta en el momento más crítico te sacaban una sonrisa, las que hacían que nuestro marcador se equilibrara al menos un poco… Contarte que te he visto en muchas fotos y recuerdos, que me reencontré contigo y tu carácter después de un largo tiempo de vacilaciones, rabias y dolores, que ahora sé, lo he logrado entender, que el orgullo no viene bien con la pena, que te quiero tal cual fuiste, que a nuestras supuestas distancias políticas se les anteponía un lazo de amistad, afinidad y cariño, cosas que -increíblemente- ha resultado difícil de entender para una gran mayoría. Que jamás podría jugar a la ceguera; que respeto tus decisiones y tu camino, que tengo la certeza de que hace falta mucho más que un análisis superficial para dar con cualquier razón que justifique tu actuar -aún cuando es completamente innecesario hacerlo-, que a pesar de eso y, tal vez, torpe y mañosamente, me aferro a recordarte como el cabro chico que tantos queríamos, que yo quería, indómito hasta el desagrado, severo hasta el hastío, pero increíblemente noble con tus cariños y afinidades. Que, como alguien diría: «Tenías razón. Aunque tú no lo sabías tenías toda la razón. Aunque no fuera la razón la que te moviese, sin duda la tenías.»

Que creo que tengo que guardar un poco para mí, que hay tesoros que nunca se muestran, que la vida no está allá, afuera, ni con ni para los otros, que está dentro, de lo que sentimos, queremos y soñamos.

Joaquín García Chanks
Cárcel/empresa «La Gonzalina», Rancagua
Noviembre 2021

  1. No hay comentarios aún.
  1. No trackbacks yet.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: