Inicio > Uncategorized > Contra las condenas de la justicia militar y por la libertad inmediata de Marcelo Villarroel

Contra las condenas de la justicia militar y por la libertad inmediata de Marcelo Villarroel

Contra las condenas de la justicia militar y por la libertad inmediata de Marcelo Villarroel. Coordinadora 18 de octubre, Ciclo de Cine Anticarcelario Libertario y Radio 31 de Enero.

Tras la quimera de los cambios sociopolíticos que pregona el actual gobierno, ya se dejan ver una serie de hechos que nos dan cuentan que estos cambios sólo buscan que todo siga igual, que la continuidad del modelo persista, inclusive en sus formas represivas y punitivas. Vociferan de representar el hito histórico que cerraría la “transición política” de este país, pero escandalosamente esconden tras los muros el hecho de que aún existen presos políticos que están cumpliendo condenas sentenciadas en los años 90 por la nefasta justicia militar, clara heredera de la dictadura de Pinochet y de su orden represivo. Este es el caso de Marcelo Villarroel a quien, a través de esta aberración jurídica política, se busca aplicar una cadena perpetua encubierta.

Marcelo, sin lugar a dudas, ha sido parte fundamental de la historia de subversión y resistencia de este territorio. Fue detenido y encarcelado por primera vez en 1987, a la edad de 14 años, después de realizar una acción de propaganda en un liceo de Santiago en plena dictadura, siendo catalogado por organismos internacionales de la época como el prisionero político de menor edad en Chile y Latinoamérica.

En octubre de 1992, tras dos años de estar en búsqueda y captura al ser sindicado por los agentes represivos de la concertación como un activo miembro del Mapu – Lautaro, es detenido, comenzando así un largo periodo de encarcelamiento el cual se prolongaría ininterrumpidamente por 13 años hasta diciembre de 2005, cuando obtiene el beneficio de la libertad condicional, el cual es otra forma de cumplimiento penal.

Acusado de ser parte del atraco al Banco Security en octubre del 2007, y tras una investigación y juicio que duraría más de 4 años, es condenado en julio del 2014 a 14 años de prisión por este hecho, pero además para agravar su castigo, tribunales y gendarmería señalan que al haber quebrantado el beneficio de libertad condicional a mediados de 2007, debía cumplir la totalidad de la pena restante impuesta por la Justicia Militar sumando de esta forma a su condena más de 40 años de encierro, es decir, se le aplica con esta medida una cadena perpetua encubierta.

Al día de hoy, pronto a cumplir su condena por atracos, son las sentencias de la justicia militar las que proyectan la perpetuidad del encierro de Marcelo Villarroel. En sí mismo esta verdad es intolerable: en el presente hay compañeros que siguen cumpliendo condenas emanadas por tribunales militares de los 90, más aún cuando es de conocimiento público las injusticias, abusos y arbitrariedades que se aplicaron a quienes fueron sometidos a su jurisdicción, sobre todo siendo civiles.

En aquellos años el recién “ex dictador” Pinochet era comandante en jefe del ejército de Chile y desde ese lugar de poder decidió cambiar de funciones al entonces jefe de la Dirección de Inteligencia Nacional del Ejército (DINE) Hernán Ramírez Rurange para que asumiera como Juez Militar de Santiago y desde allí implementar todo el aberrante proceso jurídico-militar que desembocó en condenas irracionales y desajustadas de cualquier lógica jurídico legislativa y procesal penal normal, en cuánto a estándares de imparcialidad e igualdad ante la ley. Dicho personaje terminó sus días en el año 2015 suicidándose antes de ingresar al penal de punta peuco para cumplir condena por los crímenes de lesa humanidad cometidos durante la dictadura militar.

Bajo este contexto, no es de extrañar que innumerables testimonios e informes den cuenta de que todas las “confesiones” que se obtuvieron a comienzos de los años 90 y producto de las cuales se dictaron abultadas condenas contra Prisioneros y Prisioneras Políticos, fueron obtenidas bajo tortura.

Es este el escenario punitivo en el cual se sentencia a Marcelo por aquellos años; es esta sentencia la que busca mantener encarcelado a nuestro compañero de por vida; es clara entonces la venganza político institucional hacia él. Es por esto que se hace imperativo una movilización contundente que busque romper con las condenas perpetuas encubiertas y exigir la libertad inmediata del compañero Marcelo Villarroel.

¡¡Solidaridad activa y combativa con lxs presxs anarquistas y subversivxs!!

¡¡Marcelo Villarroel a la calle!!

¡¡Hasta la liberación total!!

-COORDINADORA 18 DE OCTUBRE

-RADIO 31 DE ENERO

-CICLO DE CINE ANTICARCELARIO

Mayo 2022.-

Categorías: Uncategorized
  1. No hay comentarios aún.
  1. No trackbacks yet.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: