Inicio > Comunicado de prisioneros > Italia. «Nos encontrareis en nuestro lugar, que en el vuestro no sabemos estar. A proposito de la investigación «Diamante». Palabras de la compañera anarquista Evelin Sterni

Italia. «Nos encontrareis en nuestro lugar, que en el vuestro no sabemos estar. A proposito de la investigación «Diamante». Palabras de la compañera anarquista Evelin Sterni

En la madrugada del 16 de marzo de 2022, dos anarquistas son arrestados en Roma por la policía de la DIGOS y por los ROS de los Carabinieri por mandato de la Fiscalía de Génova y del Fiscal Federico Manotti.

Las acusaciones son de fabricación y tenencia de material explosivo (artículos 1 y 2 de la ley 895/67) con el fin de atentar contra la seguridad pública (artículo 435 del código penal), el todo con fines de terrorismo y subversión del orden democrático (artículo 270bis1) con otras personas aún no identificadas.

Conjuntamente a esta investigación denominada «Diamante», existe otra investigación abierta denominada «Tenaglia –tenazas-» por sabotajes incendiarios contra torres de alta tensión, repetidores y cabinas de servidores ocurridos en el 2021 en Liguria, y otros hechos ocurridos varios años atrás, enumerados, aunque solo sea formalmente , tomado de precedentes investigaciones y fallidas investigaciones genoveses por el mismo fiscal. Esta parece ser más una estrategia para inflar la operación represiva, visto que hay poco o nada que concretamente relacione estos hechos con el motivo del arresto por detención de material explosivo.

Naturalmente, dentro de la investigación se encuentra la habitual revisión de significado, análisis muchas veces divagantes y chapuceros, que pretenden esquematizar las «corrientes» del movimiento anarquista en «alineamientos» y una superficial copia y pega de cosas ya escritas en muchas otras investigaciones antianarquistas, que podemos considerar absolutamente inútil profundizar.

La investigación que ha llevado al arresto comienza con el hallazgo, en junio de 2021, de material explosivo, material eléctrico y otros dispositivos, en un bosque de Liguria. De los papeles de la investigación se lee que estos contenedores fueron encontrados por un desconocido que luego se declaró motivado por la búsqueda de sustancias estupefacientes, que después del hallazgo fue, en compañía de un amigo suyo, a denunciar el hallazgo a los Carabinieri. Los dos han colaborado para dar indicaciones y descripciones a la policía y fueron sospechosos, investigados, interceptados y seguidos por los mismos carabinieri a los que se habian dirigido, y luego exonerados.

Tras el hallazgo de los contenedores, los carabinieri instalaron de las fotos/video trampas para «capturar» a cualquiera que se habria acercado a la zona. Posteriormente, una figura masculina vendrá fotografiada de espaldas en las cercanias del lugar del hallazgo, persona que la policía declara reconocer e identificar.

Del expediente de investigación y de los informes de la policía científica y de los RIS de los Carabinieri de Parma resulta que las comparaciones con las muestras presentes en las bases de datos de ADN son todas negativas, es decir, no hay rastro de ADN, huella dactilar u otro, sobre los numerosos objetos encontrados en el bosque, útil para identificar a algunx. Cabe señalar que en esa misma circunstancia la policía realizó escuchas telefónicas y seguimientos de compañeros frecuentados por los dos acusados y también un «muestreo» furtivo de ADN a través de los vasos utilizados en un quiosco-bar, de un compañero que había venido de visita a Génova.

En la investigación «Diamante» que nos ve imputados a mí y a Gianluca, como en las últimas investigaciones italianas, otro elemento que viene criminalizado y considerado prueba útil a la determinación de la pena y del castigo en general es la solidaridad. Respecto a esto dejamos a los jueces el «libre convencimiento» porque para nosotros sigue siendo principio de fraternidad al cual nunca fallaremos.

Vienen en particular incalzados por los investigadores, en apoyo de esta sugestion, los procesos penales iniciados contra nosotros y de otros 5 compañeros en relación con la interrupción del juicio «Scripta Manent». Durante aquella audiencia del 11 de febrero de 2019 en la sala búnker de la prisión de Turín, un nutrido grupo de compañeros ha expresado su cálurosa y concreta solidaridad a lxs anarquistas bajo juicio. El fiscal Roberto Sparagna fue imposibilizado a tomar la palabra para formular su acusación. Tras varios eslóganes y la lectura de un texto solidario, la Corte interrumpió la audiencia y la sala quedó desalojada por la intervención de los antimotines.

Coherentemente con la estrategia empleada por los represores hasta ese momento, encaminada a aislar a lxs prisionerxs y socavar el apoyo manifestado a ellxs, persiguiendo las diversas manifestaciones de cercanía y solidaridad, la jefatura de policía de Turín, tras la presencia en la sala del tribunal en febrero, ha emitido unas sesenta hojas de expulsion de la ciudad, y siete denuncias por interrupción de un trabajo público y ultraje en concurso, que luego llegaron a condenas de primer grado con penas que van desde los 6 meses hasta un año de prisión.

Además de este procedimiento, otro considerado agravante para la posición de Gianluca es la reciente operación «Sibilla» de la fiscalía de Perugia, que lo ve involucrado junto con otrxs 5 compañerxs, sospechosos del delito del art. 270 bis (asociación con fines de terrorismo y subversión del orden democrático) por la concepción, la redacción, la impresión y la difusión, también con herramientas informáticas y telemáticas, del periódico anarquista «Vetriolo». Además acusados del art. 414 (instigación a delinquir), por la elaboración y difusión de comunicados con contenido de instigación a la comisión de delitos contra la personalidad del Estado, con fines de terrorismo y de subversión del orden democrático. En el contexto de esta operación, también fueron oscuradas dos paginas web de contrainformación, porque consideradas un agravante sobre el delito especifico de instigacion (atraves de instrumentos digitales).

Entre anarquistas, a menudo se dice que no nos importa saber si los acusados ​​son «culpables» o «inocentes». Y así es. Poco o nada nos debe interesar reconocernos como tales frente a la justicia burguesa. En cambio, habría que hablar, al menos en este caso y por una opinión personal, de «ordianria administración» para lxs revolucionarixs: las detenciones, los registros, las investigaciones, los imprevistos, los ataques represivos del Estado (citando sólo las cosas negativas).

Esto no significa sufrir pasivamente los eventos, sino reconocer que nuestro campo de batalla está en otro lugar: en las calles, en los lugares de explotación del trabajo, donde haya autoridad, abuso y opresion, con sus estructuras y sus responsables, donde los humanos y animales vienen encerrados, donde la Tierra viene envenenada, donde la acción directa y el ataque toman forma y dan sentido a las teorías del anarquismo.

No podemos sentirnos «perseguidos» por el Estado o «víctimas» de la represión si, reconocidos los principios y las perspectivas del anarquismo, hemos declarado guerra social al Capitalismo, a toda institución, patrón y autoridad. Sería una mentira inaceptable e incongruente reconocernos como víctimas o perseguidos y nos retrotraería a fáciles presas de distancia, disociaciones o al riesgo de renegar las ideas en las cuales creemos a cambio de algún descuento ficticio o una premialidad paternalista.

Volviendo a las interpretaciones del dossier, por una amarga ironía, llama la atención cómo en tiempos de guerra sea la OTAN que en esta investigación hace literatura, y instruye sobre la definición de los llamados IED (improvised explosive device, dispositivo explosivo improvisado). La Sección de Química del RIS de los Carabinieri de Parma, en efecto, dando acto del análisis del material incautado, utiliza precisamente la erudita preparación de la formación militar. Probablemente algún «operador técnico», como vienen llamados los represores y los asesinos en uniforme en las democracias, ha tenido tiempo, entre un bombardeo de racimo y uno al hidrógeno sobre las cabezas de los civiles y la contratación para el suministro de armas y municiones a los Países beligerantes, de definir tipologías y técnicas de construcción de «artefactos explosivos improvisados».

La OTAN no es una organización de defensa sino una organización militar imperialista, por lo tanto de expansión de la propia influencia de poder geopolítico, de hecho ha habido muchas guerras en las cuales la OTAN ha operado activamente invadiendo los territorios. Por una paradoja absurda, sin embargo, hoy la seguridad a la que aspiran los Estados se perfila en términos del nivel de potencial nuclear del que disponen sus propios ejércitos, al poder de extracción o de gestión de los recursos minerales fósiles o a la pertenencia a esta organización militar. Estas políticas son la más clara de las enseñanzas sobre el hecho de que la determinación del equilibrio de fuerzas desde siempre se ha fundado sobre la violencia que las diversas subjetividades son capaces de alcanzar.

Seguramente la política internacional no tiene nada que ver con la moral o la ética, pero de una manera bastante ilustrativa representa, con los fines expansionistas de las organizaciones militares o de los Imperios, la estrecha red del poder que sobre larga escala en la política de guera capitalista saquea los territorios estratégicos y funcionales a los intereses económicos de los Estados, de las grandes empresas, de las multinacionales y de los bancos financiadores.

A nivel mundial, los gobiernos de cualquier tipo, han ayudado a la expansión imperialista y neocolonial de los Estados y de las grandes potencias, en la combinación entre poder político, militar y económico, han organizado en nuestra historia reciente el neocolonialismo en África. Italia, por ejemplo, ha colaborado en la ocupación militar de países como Irak, Libia, Yemen, Somalia, Líbano, Afganistán, en la ardua labor de integración mundial a las imposiciones de ganancias por parte de los lobbies de mercado y de la explotación de los recursos, según las necesidades occidentales y no solo. El todo, gestionando con puño de hierro las migraciones de los oprimidos a través de la financiación de las dictaduras para la gestión de las fronteras, las masacres en el Mediterráneo, el establecimiento de los campos de concentración libios y el uso de mercenarios y de los soldados para las redadas en las fronteras de Europa del este y de las costas del norte de África. Ninguna de sus políticas ha liberado los países «en vías de desarrollo» del escaque del Fondo Monetario Internacional o del Banco Mundial.

Pero la opresión no sólo se está produciendo a escala mundial. Incluso acercando nuestra mirada mas cerca de nosotros, vemos que aquello que en Italia los gobiernos proponen a nivel nacional en su forma «post democrática», ciertamente no es la politeia, sino la consagración de las élites al mando en nombre del privilegio y del mantenimiento del orden establecido a través de la ganancia.

De hecho, incluso los partidos del populismo de izquierda en Europa han afrontado von la austerity la recesión económica, haciendola pagar con el aumento de la crisis de la deuda a los explotados, mientras que la deslocalización de la producción ha producido parados, ulteriores explotados en el exterior, y el engorde del capital de las grandes empresas. En algunos casos, el capitalismo a través del proteccionismo ha encontrado una solución a la crisis de la globalización aumentando la riqueza de los productores en una espiral sin fin de desigualdad y explotación, para el privilegio de unos pocos, sobre la piel de la mayoría.

La crítica a este sistema de poder sólo puede ser total.

En la oposición a este orden autoritario impuesto, las revueltas, los caminos de lucha radical, las prácticas individuales de liberación, las revoluciones, son, como siempre en la historia, los momentos en los cuales de la lucha por la dignidad y por la justicia social se determina el crecimiento humano, ético, individual o social, y la emancipación individual o colectiva. De este camino hacen parte también las luchas anarquicas y las prácticas revolucionarias.

Las rebeliones a la opresión se han producido y viven a pesar del nacionalismo, la represión o el reformismo, que siempre han estrechado los horizontes conquistados por las revoluciones y por las luchas por la libertad, intentando, en el contexto occidental, de reportar al centro los valores ordoliberales de producción y consumo y el monopolio de la violencia por parte del Estado, en el ejercicio de sus cuerpos armados.

En Italia en particular, esto fue posible también gracias a guias políticos que han cubierto sus deliberadas masacres civiles con el secreto de Estado, mientras que hoy con el uso sofisticado del aparato legislativo y judicial, se formulan acusaciones del delito de masacre contra compañeros y compañeras, respecto a masacres que de hecho nunca han sucedido. En el próximo período, algunxs compañerxs anarquistas que no han renunciado a su camino revolucionario verán continuar en las salas de los tribunales juicios en su contra con acusaciones de masacre. Esta represalia vengativa legitimada por el poder es un claro intento de golpear directamente a los compañeros y compañeras y más allá, la estatura, la coherencia y la integridad de la idea anarquista. Esto es parte de los juegos del poder, incluso aquello democrático, y de su continuo empeño en el crear una narración histórica de masa revisionista que influencie directamente la psicología colectiva y covaude indirectamente la gestione social del orden interno en la lucha a sus enemigos.

A este propósito va un saludo más allá de las rejas a un ejemplo de determinación y coherencia, al compañero Alfredo Cospito que, durante los años de reclusión en las secciones de Alta Seguridad, ha continuado obstinadamente a defender su idea anarquista y las prácticas revolucionarias. Con sus escritos abiertos al movimiento anarquista, con sus colaboraciones para encuentros y periódicos, con la publicación de sus libros, ha contribuido al debate fuera de la prisión, ha protestado y solidarizado con los otros prisioneros sin descender a compromisos ideológicos y políticos o a tomas de distancia de las prácticas del anarquismo. Ahora, también para él, se ha concretizado punitivamente el espectro del 41bis, el regiment de carcel duro que legitima el Estado a practicar la tortura psico-física y planea el aniquilamiento de la persona en la Italia republicana, «Libre y democrática». De hecho, Alfredo ha sido trasladado al régimen del 41-Bis en los primeros días de mayo.

Así que más aun en este momento, reitero mi solidaridad y cercanía a Alfredo, amigo y compañero que siempre nos encontrará a su lado, y renuevo mi solidaridad con lxs compañerxs en juicio con la acusación de masacre.

La función de la represión es aquella de mantener las relaciones de privilegio, pero mientras estas continúen a existir siempre encontrarán individuos indomables dispuestos a combatirlas.

Larga vida a la anarquía.

Evelin Sterni

Fuente:
//ilrovescio.info/2022/05/20/ci-troverete-al-nostro-posto-che-al-vostro-non-ci-sappiamo-stare-a-proposito-dellinchiesta-diamante/

  1. No hay comentarios aún.
  1. No trackbacks yet.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: