Inicio > Entrevistas, Muertes en prision, Reflexiones > (Videos)26 Septiembre 2004. A 9 años del asesinato de Julio Huentecura: ¡Con la cabeza repleta de memoria! + Entrevista a julio

(Videos)26 Septiembre 2004. A 9 años del asesinato de Julio Huentecura: ¡Con la cabeza repleta de memoria! + Entrevista a julio

juliowen26 Septiembre 2004: Con la cabeza repleta de memoria Julio Huentecura

(Texto escrito en Refractario Nª3 Octubre 2012)

Recordamos a uno de los muertos, quizás mas olvidado  posiblemente por las circunstancias que rodearon su muerte.

Julio Huentecura (30 Años) provenía de una familia de comuneros mapuche en el sur, pero vivió en lo herminda de la Victoria, combativa población de Santiago. Desde la ciudad entrego su apoyo a la lucha mapuche, volviendo a las comunidades estando presente en un sinumero de actos de resistencia.  Desde el 2000 en adelante, Julio enfrento distintos procesos, condenas y cárceles acusado de quemar una camioneta de Forestal Mininco es procesado por “homicidio frustrado” y por infracción a la ley de seguridad interior del Estado.

Ese mismo año es acusado de “secuestro” tras una toma de los juzgados en Collipulli, permaneciendo algún tiempo en la Cárcel de Temuco.

Luego el 2001 es detenido en medio de una recuperación territorial del fundo “El Porvenir”, siendo procesado por los delitos de “usurpación de tierras”, “robos” y “daños”, permaneciendo encarcelado en la prisión de Nueva Imperial.

Tras conseguir salir a la calle nuevamente, Julio continua enfrentando el proceso por la quema de los camiones de Forestal Mininco pero esta vez asume la clandestinidad que termina abruptamente el 12 de Marzo del 2004 cuando es detenido por la policía de investigaciones pasando por la cárcel de Osorno, Temuco y finalmente es trasladado en Abril a la ex-Penitenciaria en Santiago.

Prisión política y Estoques…

El paso y recorrido por los distintos penales del sur no apago la rebeldía de Julio, pero trasladado a la ex-Penitenciaria la maquinaria carcelaria dio paso a las bestiales y más bajas dinámicas intracarcelarias.

juliohuentecura.jpgmidLa ex-Penitenciaria, cárcel donde se gesta y fomenta de forma particularmente cruel el canibalismo social entre los propios presos fue el lugar donde los carceleros decidieron trasladar a Julio, ya sea por ser Santiago su lugar de procedencia o por los típicos deseos de segregar a los prisioneros.

Este antiguo centro de exterminio, se cimienta como icono y símbolo de la brutalidad tras las rejas donde no son necesariamente los carceleros quienes la ejercen sino más bien los propios reos quienes deleitan a sus custodios con humillaciones entre ellos, cotideanas peleas a muerte y relaciones de poder cada vez mas autoritarias.

Julio se encontraba recluido en la calle 10 de la Ex-Penitenciaria, cuando el domingo 26 de Septiembre del 2004 a las 20:00hrs recibe el ataque de otros reos de la cárcel, una estocada en el corazón ciega la vida del Weichafe mientras que resultan gravemente heridos el resto de los integrantes de la celda donde permanencia Julio.

La sangre volvía a teñir el suelo de la ex-Penitenciaria, los carceleros volvían a reír y ocurrió una nueva vuelta de tuerca del canibalismo social y las podridas relaciones de autoridad dentro de las prisiones. Es así que mientras los presos “comunes”

se entretienen con eternas peleas y relaciones de autoridad los planes de fuga y ataques a los custodios se diluyen y disminuyen.

Este pequeño acto de memoria busca traer presente a Julio Huentecura, olvidado por gran parte de los entornos ligados a la “causa mapuche” y también olvidado por quienes cuestionan la prisión. Aca somos claros, la prisión la negamos y despreciamos creyendo en la libertad de todos los rehenes del Estado, pero también somos claros en rechazar las enfermas dinámicas que fomentan las autoridades en los mismos presos. ¡Menos estoques entre presos! Menos imitaciones de la autoridad! !Mas planes de fuga! !Mas desprecio a los carceleros!

Lo ocurrido con el Peñi Huentecura puede ser visto desde distintas ópticas, varias son las lecciones que se pueden sacar a simple vista, pero aun así creemos que es necesario traer a la memoria la vida de Julio y las condiciones en que murió no para criticar al mundo de la prisión social, sino para entender y reflexionar sobre la escaza presencia de discursos y valores revolucionarios en estas dinámicas y comprender que en la calle o tras las rejas dentro de los oprimidos hay aliados y quienes besan las botas, obedeciendo y reproduciendo la autoridad que los somete.

!A no dejar pasar el terrorismo carcelario venga de donde venga!

 !Julio Huentecura presente!

 

Juliao. Tema de Pu Ku Triñuke

Entrevista a Julio Huentecura (Parte 1)

Entrevista a Julio Huentecura (Parte 2)

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: